Volvemos a la Puerta del Sol para empezar otra vez Alcalá pero ahora por los números pares.

Entre 1.521 y 1.854 estuvo el Hospital de Buen Suceso, al inicio de la calle, después se construyo el pasaje de Iris que unía Alcalá con la Carrera de San Jerónimo. Fracasó, y ahora es un hotel, hostales y restaurantes.

Volviendo a los bancos, pasamos por el Zaragozano, que tiene un hermoso bajorrelieve, y seguimos con el Hispano Americano, un amplio edificio con vuelta a la Plaza de Canalejas y que tiene una graciosa veleta con el oso y el madroño, símbolos del escudo de Madrid.

Seguimos con el Banco de Bilbao que inauguro en 1.923 este palacio, obra de Bastida, con cuatro esculturas de mármol y dos cuadrigas guiadas por gimnastas, fundidas en latón dorado obra de Basterra que coronan el edificio y le dan una belleza y empaque inigualable. Como curiosidad, hay que decir que toda esta obra costo 4 millones de pesetas y sólo hace 75 años.

En la rotonda que hace de vestíbulo hay doce frescos de Aureliano Arteta, dignos de visitarse. Seguido está el teatro Alcázar que, aunque su fachada es bonita, siempre está semioculta detrás de reclamos de los espectáculos, pero se puede apreciar un globo rematando el edificio.

Esquina con Cedaceros esta el Banco Popular. En unas obras que se realizaban en el edificio se encontró en una esquina del mismo una placa que recordaba que allí había muerto el sainetero D. Ramon de la Cruz, pero la quitaron y no se repuso después.

Seguido, se encuentra el Ministerio de Educación y Ciencia que se inauguro en 1.929 y dispone de un hermoso salón de Goya y de una completa galería de retratos de todos los titulares. Fue Palacio Presidencial en la Primera República, y más tarde Cánovas y Sagasta practicaron la política cuando fue Presidencia del Consejo de Ministros.

Ahora nos encontramos con el Circulo de Bellas Artes, fundado en 1.880, obra de Antonio Palacios con relieves de Adsuara. En su torreón de 80 metros hubo un termómetro y barómetro gigantes, pero ahora queda una "Minerva" de J.L. Varsallo, con lanza búho y serpiente enroscada.

Tiene magníficos salones y cuadros dignos de verse. En un lateral, se encuentra el cine Bellas Artes.

La última manzana esta ocupada casi completamente por el Banco de España, grandioso edificio construido donde tenía su palacio el Marques de Alcañices, duque de Sesto, gran amigo del rey Alfonso XII.

Destruido el edificio del palacio el 4 de Julio de 1.884, el rey Alfonso XII puso la primera piedra del Banco de España y en su proyecto intervinieron varios arquitectos, siendo Pedro Yarnoz el que dió unidad al conjunto, bella construcción que honra a la ciudad.

Este banco fue fundado para aunar muchas instituciones, como el Banco de San Carlos, el de San Fernando, el de Isabel II, etc.

En el vestíbulo que da a Cibeles se halla una estatua de Echegaray como dramaturgo y también organizador del Banco. También contiene valiosas pinturas de Goya, Mengs, Maella, Vicente López y otros.

Llegamos a la Plaza de Cibeles que es la más bella de la capital. Por un lado, en pendiente, la calle de Alcalá y el inicio de la Gran Vía. Al lado contrario, la prolongación de Alcalá, cerrada su perspectiva por la puerta del mismo nombre.

Aunque esta vista resultaba bastante estética, fue afeada cuando construyeron, justo detrás, la Torre de Valencia, que empequeñeció y quitó protagonismo a esta hermosa construcción.

También al lado de la Puerta de Alcalá se encuentra el Retiro, el parque más emblemático de Madrid, del que ya hablamos en otra sección. Ahora volvemos a Cibeles. Al sur y al norte los paseos y arboledas del Prado y Recoletos, de los cuales hablaremos mas tarde, pues merecen capitulo aparte, por todo lo que representan y los edificios y museos que en ellos se encuentran.

En sus cuatro chaflanes, cuatro edificios relevantes: el Banco de España, el Ministerio del Ejército, el Palacio de Linares y El Palacio de Comunicaciones que con su enorme aspecto domina la plaza. La fuente que da nombre a la plaza, fue diseñada por Ventura Rodríguez, aunque la estatua fue hecha por Francisco Gutiérrez y los leones por el francés Roberto Michel, agregándose a comienzos de este siglo los angelitos que hay detrás.

En un principio estuvo colocada cerca de los jardines del Ministerio del Ejercito, y más tarde, cuando se reestructuró la Plaza se colocó justo en el centro y se la elevó un poco. Esta plaza primero se llamo de Madrid, después, alrededor de 1.900 de Castelar, y al fin, al acabar la guerra Civil, se llamó oficialmente Cibeles.

El palacio de Comunicaciones (central de correos y telégrafos) se construyó de 1.905 a 1.918 y es obra de Antonio Palacios y Joaquín Otamendi, de un estilo inspirado en el gótico, pero no imitado, lo que le da un aire de catedral.

En la esquina nordeste, está ubicado el Palacio de Linares, más tarde llamado de Villapadierna. Este edificio, que estuvo mucho tiempo deshabitado y dió lugar a leyendas de aparecidos, fantasmas y psicofonias de las que se escribió largo y tendido, actualmente es la Casa de América.

Disfruta de suntuosos salones decorados por famosos pintores del siglo XIX.

Copyright © 1999 - 2000 por JLL & JRP

Todos los derechos reservados.