trip_3e.gif

Visitando el Palacio Real


Escalera: Amplia y dividida en dos a mitad de la subida. Cada peldaño ha sido tallado de un solo bloque de mármol. La parte de la bóveda se decora con frescos de Corrado Giaquinto, que representan alegorías de la grandeza de la monarquía y de la iglesia. "Triunfo de la religión y la iglesia" en la parte central, y "Los descubrimientos" y "Victoria sobre los musulmanes" a los lados.

El salón de los Alabarderos: La decoración corrió a cargo de Gianbattista Tiépolo que representó a "Eneas conducido por Venus al templo de la inmortalidad". Sobre las mesas maquetas de marmol y piedras preciosas, dentro del más puro barroco. En las paredes, cuadros de la escuela española.

Salón de las Columnas: Debe el nombre a las magníficas columnas. Impresionantes lámparas de cristal y tapices de la Real Fábrica inspirados en temas bíblicos. La pintura del techo, "Nacimiento del Sol", es obra de Corrado Giaquinto. Al fondo, una copia de la estatua de Carlos I realizada por Leoni y cuyo original se conserva en el Museo del Prado.

En esta sala, se firmó el tratado de adhesión de España a la Comunidad Europea.

Sala del trono: El fresco del techo, "Glorificación de la monarquía española", es obra de Gianbattista Tiépolo y sus hijos Giandoménico y Lorenzo. La decoración de este salón fue encargada a Felipe Gozola, quien contó con la colaboración, en Nápoles, de Giovanni Battista Natali para el diseño de las colgaduras y el mobiliario.

Los cuatro leones que hay protegiendo el trono son obra del italiano Giuliano Finelli y fueron traídos por Velázquez de Roma. Son algunas de las obras que se salvaron del incendio del Alcázar. Los sillones del trono son copias de los originales y en la parte superior figuran las efigies de los reyes Juan Carlos I y Sofía.

Las paredes están recubiertas de terciopelo y se decoran con espejos. Las estatuas que simbolizan a los planetas son italianas y fueron donadas a Felipe IV. Las cuatro más pequeñas representan las virtudes y son obra de René Frémin. Las lámparas son del siglo XVIII de origen italiano. Durante la Pascua Militar y banquetes oficiales es utilizado para recibir a los invitados.

Salitas de Gasparini: Se trata de tres salitas decoradas por el italiano Mattia Gasparini, que contó con la colaboración de su familia - su mujer, se encargaba de las tapicerías - y de un grupo de artistas de su total confianza. Las mismas son:

La Antesala - Con candelabro central de bronce de más de dos metros de altura y techo pintado por Rafael Mengs con "La apoteosis de Trajano". En las paredes, cuadros de artistas españoles.

El Salón de Carlos III - Es la sala donde falleció el monarca. Techo pintado por Vicente López y varios cuadros.

El Vestidor - Se puede afirmar que es el salón más barroco y original de todo el palacio: suelos de mármol, paredes tapizadas en seda y plata y un mobiliario a base de palo de rosa y bronces. Techo en escayola, lámparas estilo imperio, cuatro cuadros de Goya y reloj francés.

Salón Amarillo : Debe su nombre al color de la tapicería que cubre las paredes. Jarrones de Sèvres y de la fábrica del Buen Retiro. Techo pintado por Luis López.

Salón de las Porcelanas : Salita muy pequeña con el techo y paredes recubiertas, dentro del más exhuberante barroco, con piezas de porcelana fabricadas en la factoría del Buen Retiro.

La decoración corrió a cargo de José Gricci y las pinturas de Jenaro Boltri y Juan Bautista de la Torre. También dos esculturas de Bernini. El reloj planetario, sobre un atlante dorado, es del siglo XIX.

Gran Comedor de Gala : Es el resultado de la unión, en tiempos de Alfonso XII, de tres salas que habían pertenecido a Isabel de Farnesio. Unas columnas adosadas a los muros laterales indican el lugar de las antiguas paredes.

Techos de Rafael Mengs, Francisco Bayeu y Antonio González Velázquez. Paredes decoradas con tapices flamencos del siglo XVI procedentes de Bruselas, con escenas bucólicas. Del techo cuelgan quince impresionantes lámparas.

En los rincones y entre las ventanas, jarrones franceses y tibores chinos. Actualmente, es utilizado por la familia real en algunas ocasiones.

Sala de Música : Ubicada junto al Comedor de Gala. Era el lugar donde se colocaba la orquesta para amenizar los banquetes. Vitrinas conmemorativas de los Borbones. En la mesa del centro, un motivo utilizado para decorar la mesa del comedor en los banquetes de gala.

Sala de la Plata : Vitrinas junto a las paredes con toda clase de objetos de plata y plata dorada de los siglos XVIII y XIX. Algunos servicios aún se siguen utilizando.

Sala de instrumentos musicales : Sin duda, un verdadero tesoro ya que alberga dos violines, una viola y dos violonchelos de Antonio Stradivarius. Se utilizan en determinadas ocasiones.

En el centro, una maqueta de la escultura de Isabel la Católica acompañada por el Cardenal Mendoza y el Gran Capitan que hay en la Castellana, frente al museo de Ciencias Naturales.

Justo al lado, hay otra salita con más instrumentos musicales, dos arpas, un stipo y un piano vertical. En el centro una mesa dorada.

Sala de las vajillas : Vitrinas con piezas de cristal de Sajonia, Baccara, francesas y española. Porcelanas de La Cartuja, Buen Retiro, Sargadelos, etc. También porcelanas inglesas.

La Capilla : Situada en el ala norte fue construida entre 1749 y 1757. No se sabe con certeza quien fue su autor, aunque se piensa que Sachetti se encargó de los planos y posteriormente Ventura Rodríguez de la terminación y ornamentación final.

Planta ovalada, cúpula y decoración barroca que en ciertos momentos, respeta las normas neoclásicas. Altar mayor de mármol y jaspe con un tabernáculo de bronce y un grandioso "San Miguel" de Ramón Bayeu.

La cúpula se decora con una "Coronación de la Virgen" de Corrado Giaquinto, autor de las pinturas de las cuatro pechinas que soportan la cúpula: "San Isidro Labrador", "Santa María de la Cabeza", "San Isidoro" y "San Hermenegildo". La colección de reliquias es tan interesante por ellas como por las joyas que las encierran.

Habitaciones de María Luisa de Parma : Son cuatro pequeñas salas utilizadas por la reina:

- Sala de billar: Paredes y suelo de nogal.

- Cuarto de fumadores: Paredes decoradas con motivos chinescos de inspiración rococó.

- Dormitorio: De estilo pompeyano. No hacía mucho que se había descubierto la ciudad italiana y sus pinturas sirvieron de inspiración para la decoración de muchos palacios.

- Despacho de la reina: Con las paredes forradas de seda.

Biblioteca Real : Ocupa diecinueve salas y los libros se guardan en bellísimas estanterías de caoba. En total, conserva unos 300.000 ejemplares, la mayor parte manuscritos e incunables. También grabados, dibujos, mapas y cantorales.

Real Farmacia : Ubicada en la parte derecha del Patio de Armas. Cuenta con varias salas, donde se exponen tarros de todo tipo y materiales (cerámica y vidrio). Retratos de farmacéuticos. Al final, la reconstrucción de una farmacia: alambiques, redomas, morteros, etc.

La Real Armería : Situada a la izquierda del Patio de Armas, según se entra desde la Almudena. La colección de armas se inició con Carlos I, pero su verdadero impulsor fue Felipe II, que reunió toda clase de armamento de su época, tanto de sus ejércitos como de aquellos que derrotaba.

Durante la ocupación francesa, los madrileños la asaltaron para abastecerse de armas, mientras los franceses se llevaban las que podían, entre ellas la espada de Francisco I (derrotado por Carlos I en la batalla de Pavía). Además, ballestas, armaduras, estandartes y uniformes.

Museo de Carruajes : Dentro de las dependencias del Palacio Real. Carrozas y carruajes utilizados por los monarcas españoles.

bar.gif

Copyright © 1999 por JLL & JRP

Todos los derechos reservados.